Título 1

¿En qué consisten las creencias limitantes?

Lo primero que debemos explicar es qué son las creencias limitantes. Se tratan de ideas que tenemos instauradas, que damos por buenas, y que, sin duda, nos frenan. Es decir, ideas que sólo nos permiten posicionarnos en una opción, en un polo, y nos limita la posibilidad de ver otros puntos de vistas.

¿Cómo se generan las creencias limitantes?

Hay varias formas de crear una creencia limitante Las más comunes se dan por dos razones: porque te la han transmitido tus padres cuando eras pequeño, o bien por tu propia experiencia. Es posible que tus padres te dijeron en la infancia que “algo” es de una determinada manera y tú lo diste por válido. Cuando somos pequeños no tenemos capacidad de discernir si lo que nos dicen nuestros padres es acertado o no, lo damos por bueno y ya está. El problema llega cuando crecemos y no sometemos a juicio esa creencia, y por tanto, la seguimos dando por válida.

Es por esta razón por lo que a veces nos encontramos con ideas muy antiguas y expresiones que ya no encajan en nuestros tiempos. Al final del post te pondré algunos ejemplos.

Lo mismo ocurre cuando vives una experiencia que te marca. Emites un juicio sobre esa experiencia, pones la etiqueta y la dejas fija. A partir de ese momento, cada vez que se hable sobre ese tema, tú siempre te vas a relacionar desde la etiqueta que ya habías puesto. Por ejemplo, imagina que pruebas un arroz negro hecho por alguien que no sabe, y tú sacas de esa vivencia que no te gusta el arroz negro. Si esta experiencia fue lo suficientemente negativa para marcarte, te va a costar volver a probar el arroz negro. Esa es una creencia limitante, porque un arroz negro hecho por una persona que sabe cocinar está realmente bueno. Esto, sin duda, te va a limitar para tener una nueva experiencia en este campo.

¿Para qué sirven estas etiquetas?

Si no pusiéramos estas etiquetas tendríamos que estar probándolo todo de nuevo, o aprendiéndolo todo continuamente. No sería viable en nuestra vida. Por supuesto, que las etiquetas son necesarias, sin embargo, debemos revisarlas cada cierto tiempo, sobre todo, y este es mi consejo, cuando la vida te brinde una oportunidad clara para revisarla. Si seguimos con el ejemplo de antes, si estoy en Valencia y me llevan a comer a un buen restaurante especialista en arroz negro… ¿Qué crees que pasará? Quizás tenga que revisar mi antigua creencia sobre su nefasto sabor.

Reflexión personal

Según mi experiencia, puedo afirmar que “nos vamos frenando” en la vida, si no revisamos estas creencias que nos limitan. Y son muchas las que tenemos. Cuando investigamos un poco más en nuestro interior, nos damos cuenta de que hay muchos pilares de nuestra vida totalmente obsoletos. Te invito a que revises tus expresiones hechas y verás que te encuentras con alguna con la que en la actualidad no estás realmente conforme.

Algunas veces, son ideas conscientes y reforzadas, y del mismo modo son limitantes. Cuantas más ideas de este tipo guíen nuestras vidas, más nos vamos estancando como personas y nos pueden hacer sufrir. Algunas de estas ideas no tienen tanta importancia, como, por ejemplo, el hecho de que me de rabia mancharme porque mi madre estaba muy pendiente de eso cuando era un niño y aquello se me quedó grabado. Sin embargo, otras como la doctrina de que “tienes que ayudar a tu prójimo pase lo que pase” hace que algunas personas se vuelquen tanto en ayudar a los demás, que se acaban olvidando de si mismas. Por tanto, ideas cómo esta, se convierten a veces en nocivas, aparte de limitantes.

Algunos ejemplos de creencias limitantes

  • Yo no sirvo para eso… Se me da fatal…
  • Yo puedo solo, no necesito ayuda
  • Valgo en función de lo bien que hago las cosas
  • No puedo parar quieto, tengo que estar haciendo cosas
  • Yo soy así
  • Tengo que ser…
  • Qué está bien o qué está mal
  • Evitar la tristeza o el miedo

Conclusión

Examina las propuestas que te trae la vida, y si van en contra de uno de tus pilares, revisa ese pilar. Convierte tus cimientos en juncos, flexibles y abiertos a cambios. Verás que te resulta mucho más fácil entender y adaptarte a lo que te trae el presente. Y, sobre todo, vas a comprobar que eres mucho más feliz con menos esfuerzo.

Abandona tus creencias limitantes, explórate en tus más amplias posibilidades. Atrévete a desafiarte saliendo de tu zona de confort.

Si te ha interesado este tema, sígueme en las redes porque estoy preparando un ejercicio totalmente gratis donde amplío este tema y donde podrás revisarlo fácilmente y en profundidad.

📱instagram.com/david_garrido_diazz⁣⁣⁣⁣

📷 facebook.com/davidgarridodiazz⁣⁣⁣⁣

📺 youtube.com/davidgarridodiaz⁣⁣

Uso de cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, si lo desea pulse en Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies