felicidad

Cuántas veces hemos escuchado a algún gurú o leído en libros de autoayuda la típica frase: “la felicidad depende de ti”. Muchos pensareis, ¡qué fácil es decirlo! pero ¿cómo se hace?

No es fácil, está claro. Yo se lo digo a mis pacientes, todo está dentro de ti, tienes que mirar adentro, no en el afuera. Pero ¿qué significa realmente esto?

Si lo analizamos nos daremos cuenta de que las carencias que tenemos, solemos buscarlas fuera, y, además, tiene bastante sentido ya que normalmente cuando yo no sé hacer algo, busco a alguien que pueda hacerlo por mí.

Y esta lógica funciona perfectamente si no hablamos de emociones y sentimientos. Es decir, si una empresa de pasteles necesita folletos publicitarios, los encarga en una imprenta y ya está solucionado el problema. Pero si yo necesito cariño y busco a alguien que me lo dé, ESO NO FUNCIONA. Puede parecer que sí porque instantáneamente me siento mejor, pero dura poco y es así como nos volvemos dependientes de los demás. 

¿Y si todo lo que estoy buscando fuera, ya está dentro de mí?

felicidad

Tengo más que comprobado que cuando esa necesidad emocional te la satisfaces tú mismo, es mucho más eficiente y te reconforta mil veces más, porque estás cultivando el amor propio y la autoconfianza. Con esto no quiero decir que digamos NO a lo que nos dan los demás, no se trata de eso.

Haz un ejercicio, imagina por un momento que tú mismo te das el cariño que necesitas, las caricias, el espacio, la conversación… no necesitas nada más, todo lo que te llegue de más, es un puro regalo. Tu mirada y enfoque cambian al 100%

Si necesitas cariño, observa cómo te gusta recibir ese cariño y hazlo tú mismo. Por ejemplo, “me gusta que me abracen”, pues ABRÁZATE. Al principio te verás un poco ridículo, pero déjate sentir el calor en tu pecho y tus brazos rodeándote. Haz la prueba. Te invito a que busques cómo puedes satisfacer eso que estás esperando o reclamando a los demás.

Nadie puede hacerte feliz, solo tu misma

feliz por mi misma

Una de las cuestiones más comunes en terapia de pareja es la frase «no me hace feliz». Esto es un problema. Si en algún momento esa persona te hizo feliz fue temporal y desde luego, tú pusiste mucho de tu parte para que lo consiguiera, pero realmente está mal planteado.

Por un lado, está el asunto de que algo tan importante como tu felicidad no deberías dejarlo en manos de nadie. Si tu felicidad depende de tu pareja, algo está fallando, TU FELICIDAD DEPENDE DE TI. Por supuesto, nuestras parejas, hijos y circunstancias ayudan a nuestra felicidad, pero no pueden ser las responsables de ella. Averigua cómo puedes hacerte feliz y si no lo consigues, mira qué no estás haciendo o de qué no te estás encargando. Deja de culpar a los demás.

Por otro lado, fíjate qué difícil es que este planteamiento funcione. Cuando dos personas que piensan así se juntan, hacen un pacto no escrito, tú te encargas de mí felicidad y de mis necesidades y yo de las tuyas. De este modo, yo tengo que estar pendiente de tus necesidades y de cómo hacerte feliz. Que difícil tarea, y qué fácil no acertar. Aunque me lo digas mil veces, ¿por qué tengo que saber qué, ¿cuándo y cómo? ¡Qué lío!

Y no es más fácil, TÚ TE ENCARGAS DE TU FELICIDAD Y YO DE LA MÍA, y si necesito algo de ti, te lo pido. Así puedo estar tranquilo hasta que me pidas algo que necesitas.

Si aprendes sobre ti, disfrutarás más el camino de la vida

Esto parece de Perogrullo, ya que es lógico pensar que si conoces a fondo cómo funciona cualquier aparato o programa le vas a sacar más partido y, por consiguiente, lo vas a disfrutar más. Otro ejemplo, y este lo van a entender bien los deportistas; está claro que un deporte lo vas a disfrutar mucho más si estás en buena forma física y si has entrenado la parte técnica (cuantas más mejoras, más lo disfrutas). En esta línea, sería impensable pensar que vas a pasarte pantallas de un videojuego si no practicas y aprendes a jugar.

Pues la vida no es más que un juego y tienes que conocer bien a tu personaje para seguir avanzando, y cuanto más lo conozcas y cuanto más practiques, más te vas a divertir, no lo dudes. Da igual todo lo que creas que te conoces, no importa que pienses que sabes cómo eres, siempre puedes saber más y eso SIEMPRE (y utilizo de nuevo esta palabra queriendo) te va a acercar a la felicidad y a disfrutar más de la vida. La felicidad no hay que buscarla, solo se trata de dejarla salir.

Aprende las reglas del juego, practica, equivócate mucho y aprende, prueba mil cosas distintas, conoce en profundidad a tu personaje y te garantizo que disfrutarás de tu vida de lo lindo y finalmente aceptarás la única clave: LA FELICIDAD DEPENDE DE TI

Uso de cookies

Utilizamos cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, si lo desea pulse en Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies